amar tu cuerpo

amar tu cuerpo

Amar tu cuerpo no es una tarea fácil. Lamentablemente la sociedad ha impuesto un “cuerpo perfecto” que debe tener tanto la mujer como el hombre, y si no lo tenemos, nos sentimos feos. Los medios de comunicación, las redes sociales y la publicidad se han encargado de bombardearnos con imágenes de cuerpos perfectos lo cual genera que no dejemos de compararnos y sentirnos mal. Pero, ¿esa belleza es verdadera? ¿Hay un solo tipo de belleza?

Mi respuesta es no: Cada persona tiene una belleza diferente. Lo malo es que no todos se dan cuenta de esto. Lo peor de esto, es que las mujeres somos las más perjudicadas. Si estamos muy delgadas, no es sano. Si estamos gordas, estamos feas. Si tenemos granitos, estrías y celulitis, debemos de “cambiar” para vernos mejor.

Es por esto que decidí compartir con ustedes estos 4 tips para aprender a amar más tu cuerpo:

1. Deja de intentar ser perfecta:

El primer tip para amar tu cuerpo es: Dejar de intentar ser perfecta. ¿Alguna vez has visto la película “Chicas pesadas”? Si no la haz visto te la recomiendo muchísimo. Al pensar en este tema de como amar mas tu cuerpo, se me vino una escena en la mente, en la que están las chicas principales viéndose en el espejo y cada una dice algo que no le gusta de su cuerpo, mientras que una de ellas no sabe que decir porque nunca se había puesto a pensar en que cosas no le gusta de su cuerpo, así que dice cualquier cosa para “encajar” en el grupo. ¿Te ha pasado algo parecido? A mí sí.

Me ha pasado que cuando estoy cerca a otras chicas, ellas comienzan a decir que están muy gordas, que no les gusta sus piernas, sus senos, su nariz o su cabello, mientras yo me siento tranquila con lo que tengo.

Obviamente no siempre es así. Casi toda mi vida he tenido problemas con mi peso, pero aun así no me gusta recalcarlo todo el tiempo, porque sé que no es normal auto atacarte con esos pensamientos.

Tienes que dejar de intentar ser perfecta porque la perfección no existe. Si quieres hacer algún cambio en ti como por ejemplo bajar de peso, hazlo por ti, no por lo que los demás piensen u opinen.

Es por esto que tengo un pequeño ejercicio para ti, si quieres dejar de querer ser perfecta.

Mírate en el espejo y obsérvate. Analiza las cosas que no te gustan de ti y lo que sí te gusta, y haz una lista. Luego de que tengas tu lista, es momento de que analices por que no te gustan ciertas partes de tu cuerpo. Haz un análisis a fondo. ¿Por qué no te gustan esas partes de tu cuerpo? ¿Es porque alguien alguna vez se burlo de ti? ¿Es por un trauma que viene desde la infancia? ¿Es porque la sociedad dice que esa parte de ti no es estética?

Luego de que hayas analizado bien, es momento de un cambio de mentalidad. Te reto a que todos los días en las mañanas y antes de dormir te mires al espejo y digas un cumplido acerca de esa parte de tu cuerpo. Encuéntrale algo bueno a esa parte de tu cuerpo y también di algo bonito de las partes que sí te gustan. Repítete lo mucho que te amas, y vas a ver que poco a poco esto se hará costumbre en ti, y cada vez que te mires al espejo ya no veras tanto tus imperfecciones, sino lo mucho que amas tu cuerpo. Calla esa crítica que hay en tu interior.

2. Agradece a tu cuerpo todo lo que hace por ti:

Nos pasamos la vida criticando nuestro cuerpo, pero ¿te has puesto a pensar que deberíamos estar agradecidas por tenerlo? Es decir, a muchas personas les falta una pierna, un brazo, son ciegos, están quemados, y darían todo por tener ese cuerpo “completo” que nosotras tenemos. Debes tomarte mas tiempo en pensar en esto y agradecer todo lo que tu cuerpo hace por ti. Gracias a que tienes 2 piernas, puedes caminar, correr y bailar.

Gracias a que tienes 2 brazos puedes escribir y abrazar. Tus ojos que quizás tengan miopía o astigmatismo te permiten ver (con lentes), pero ves. Esos granitos que aparecen en tu cara no son nada comparado con unas quemaduras de tercer grado.

Pero aún así, teniendo todo nuestro cuerpo “completo”, eso no es lo único por lo que debes de estar agradecida. El físico no lo es todo. De nada sirve tener un cuerpo hermoso y perfecto, si por dentro estás vacía. ¿No crees?

3. Acepta la forma de tu cuerpo:

Si quieres amar tu cuerpo, necesitas aceptar la forma de tu cuerpo. Todas las mujeres tenemos un tipo de cuerpo distinto. Nuestra genética es distinta, así que muchas veces por más que quieras lucir como una súper modelo, será algo muy difícil si por naturaleza tienes un cuerpo “distinto” al socialmente aceptado en una modelo. 

Es por esto que es muy importante que aceptes la forma de tu cuerpo. Una vez que la aceptes, vas a poder amarte tal cual eres.  Por ejemplo, en mi caso, yo por genética soy caderona, espaldona, piernona pero con pocos senos. Y esto durante un buen tiempo me molestó muchísimo porque quería ser flaca, y aunque bajaba de peso mi cuerpo no era como el que yo quería: La típica chica delgada.

Con el tiempo me di cuenta que otras chicas que yo consideraba con un cuerpo mucho más bonito que el mío, también se quejaban del suyo.

Entendí que al igual que yo luchaba con esas batallas internas con mi cuerpo, esas chicas delgadas también lo hacían. En conclusión, todas las mujeres tenemos el mismo problema: No estamos satisfechas con nuestro cuerpo.

Pero debe haber una solución. A mi lo que me ha funcionado es aprender a reconocer que no hay un cuerpo perfecto. Incluso las modelos no están felices con alguna parte de su cuerpo. Pero hay que entender que todas tenemos imperfecciones, como la grasita acumulada, celulitis o estrías. Si quieres dejar de compararte con esos cuerpos “perfectos”, mi recomendación es que dejes de seguir cuentas en las redes sociales que alaben ese único tipo de cuerpo. En Instagram, Facebook, Twitter, Pinterest y en Youtube puedes buscar a chicas que tengan un cuerpo similar al tuyo. Quizás esto te ayude a sentirte más segura.

Otra cosa que puedes hacer es verte todos los días en el espejo por unos buenos y largos minutos. Conversa contigo misma y di lo hermosa que eres. Muchas veces no nos gusta vernos al espejo por tanto tiempo, porque automáticamente ya estamos autocriticándonos. Es momento de cambiar esto y aceptar lo que ves en el espejo hasta que logres amarte.

4. Haz las paces con lo que hay en tu plato:

Para las que tienen problemas con la comida, este es un punto importante. Muchas de nosotras sufrimos por adelgazar, hacemos miles de dietas, bajamos de peso y luego volvemos a subir. O quizás es al revés, intentas engordar pero es imposible.

Muchas veces, esto provoca que quizás te restrinjas muchos alimentos, hasta que llegue al punto en que ya no quieres comer nada, y si comes algo fuera de la dieta te sientes la peor persona del mundo.

Esto debe de cambiar. Todo es un balance, y no debemos negarnos alguno que otro antojo de algo dulce si es que nos provoca. Lo malo es comer estas cosas para nada saludables todos los días. Es por eso que si quieres en serio bajar de peso, míralo como un proceso y un nuevo estilo de vida, no una simple dieta, porque si solo es una dieta lo más probable es que cuando hayas bajado de peso y obtenido tu peso ideal luego vuelvas a subir.

Acude a un nutricionista para que te haga una dieta especial que sea buena para ti.

No temas demorar en estar en tu peso ideal, si demoras un año o más , no importa. Lo importante es que tú estés saludable. No es una competencia, tienes que aprender a hacer un balance en tus comidas. En el caso que sea un problema más grave en el que tengas un trastorno alimenticio, ahí si te recomiendo no solo acudir a un nutricionista, sino también a un psicólogo, ya que ellos te podrán orientar mejor sobre esto.

amar tu cuerpo

Bueno, eso es todo por este post! Espero que te haya servido en algo mis consejos y ahora sepas cómo amar tu cuerpo. Si quieres saber más sobre cómo aumentar el amor propio, haz clic aquí.

Ya sabes que si me quieres dejar un comentario, sugerencia o duda lo puedes hacer abajo en la cajita de comentarios o escribirme a [email protected]

Si quieres saber más sobre temas de desarrollo personal, salud mental y abundancia, puedes hacer clic en la pestaña Blog del Menú.